¿Quién dijo que la gente solo se gastaba en dinero en moda o viajes? Sorprendentemente el mundo del bricolaje está de enhorabuena, puesto que basta con recurrir a los datos para darse cuenta de ello. Así, 7 de cada 10 españoles adquirió en 2015 productos relacionados con la ferretería y el bricolaje para hacer pequeñas reparaciones con las que mejorar el estado de su casa. Así lo ha confirmado el estudio elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC).

Un aumento del consumo en ferretería y bricolaje

Además de la información anteriormente descrita, durante el segundo semestre del pasado año, alrededor del 50% de los españoles aseguró estar seguro de que compraría artículos de este tipo para renovar su casa.

Esta tendencia se prevé que aumente por el hecho de que el bricolaje y la decoración están experimentando un enorme crecimiento. Según una encuesta, más del 36% de los españoles confirmaron que este tipo de actividades eran divertidas y entretenidas.

¿Cómo se comportan los españoles a la hora de reformar su casa?

En cuanto al dinero destinado a la compra de productos de ferretería y bricolaje, en 2015 se situó entre los 10 y los 90 euros, dependiendo de cuál sea el calibre de la reforma. Asimismo, podemos asistir a una diferenciación de compra de productos dependiendo de cuál sea el sexo. Los hombres adquieren más herramientas y productos relacionadas con la construcción y ellas compran artículos relacionados con el jardín y la cocina.

Además, podemos afirmar que los productos más comprados son las pinturas y artículos relacionados con la electricidad y la ferretería. Las razones de que la pintura sea favorita, es porque gracias a ella es posible otorgarle un aire nuevo a cualquier estancia de la casa con apenas unas capas de pintura.

El tipo de vivienda y las dimensiones tiene mucho que con qué tipo de reformas se realicen en ella. Aquellas que tienen espacios exteriores como terrazas o jardines, son las que más reformas acogen. Por último, es importante atender a la edad de las personas, puesto que dependiendo de cuál sea, tendrán mayor prioridad para hacer cambios en casa. De esta forma, hasta los 44 años, los españoles prefieren renovar el mobiliario, mientras que las personas que pasan de los 55 años prefieren reformar la cocina y el baño.