Desconectar del estrés laboral es un aspecto muy importante para la salud. Afortunadamente, los pasatiempos son muy diversos y se adaptan a todos los gustos. La música, la lectura o el deporte son algunos de ellos, pero hay muchos más.

La jardinería es uno de ellos y se postula como una de las aficiones más practicada en los hogares por un sinfín de personas. Como bien sabrás, los jardines siempre han sido considerados como lugares llenos de tranquilidad y paz.

Gracias a ellos, existe la posibilidad de poder reflexionar y gracias a ello, ha surgido la terapia hortícola, un término que ha suscitado una gran popularidad en los últimos tiempos.

¿En qué consiste la terapia hortícola?

Se considera como el hecho de utilizar plantas y el mundo natural en general para poder mejorar el bienestar social, espiritual, físico y emocional de las personas que sean partícipes de ella. Gracias a ella, se consigue felicidad, paz y gratificación, a la vez que se alivia el estrés y aumenta el bienestar original de personas con discapacidades.

La ciencia, respalda el hecho de que se es más feliz si se vive con flores y plantas. Según una investigación realizada en la Universidad de Texas, el resultado más elevado de optimismo era el de los adultos que se dedicaban a la jardinería.

Por otro lado, la jardinería ayuda a perder peso y fortalece los huesos. Investigadores de la Universidad de Arkansas, hicieron un estudio a 3.310 mujeres mayores y hallaron que quienes practicaban la jardinería, tenían tasas menores de osteoporosis que las personas que se dedicaban a la natación o al atletismo.

La jardinería disminuye el riesgo de padecer diabetes

Según otro estudio de la Universidad Estatal de Kansas, se dedujo que los jardineros activos realizaban hasta 150 minutos de ejercicio por semana. Asimismo, quienes se dedican a plantar sus propios productos frescos y orgánicos, posibilita que las tasas de diabetes sean más bajas.

Cuando hablamos de salud, también es necesario hablar de la mental. Los beneficios que tiene la jardinería en este aspecto, ayudan a las personas que tienen trastornos psiquiátricos. Según estudios realizados, se ha demostrado que la jardinería ayuda a aliviar la agitación que padecen y conlleva a que descansen mucho mejor.

Por otro lado, la jardinería es muy eficiente contra el estrés, incluso mejor que otras actividades relajantes. Asimismo, también repercute directamente en personas que padezcan depresión, considerándose como una acción muy beneficiosa para estas personas.

Por todo ello, lo mejor es animarse a montar un jardín en el hogar. No es necesario que sea verano para poder disfrutar de una zona verde con la que nos sintamos felices, tranquilos y saludables.