A pesar de que durante toda la historia el trabajo manual y el bricolaje han tenido una relevancia muy especial, lo cierto es que con la Revolución Industrial, este tipo de trabajos quedaron bastante obsoletos.

La razón reside en que los productos se realizaban en fábricas, a través de la elaboración en serie, que daría lugar a que apareciesen grandes cantidades de productos iguales. Debido a que vivimos en un mundo marcado por la globalización, este proceso ha cobrado aun si cabe, más protagonismo.

Evolución europea del bricolaje

Es cierto que, a partir de los años 70, muchas personas ansiaban productos peculiares y diferentes, por lo que hubo un boom de fabricación propia. Alemania, Francia o Inglaterra, fueron países que tuvieron un sentimiento por el bricolaje muy fuerte y fue contagiándose a otras zonas pertenecientes a Europa.

España también fue partícipe de ello y pudimos asistir a la apertura de distintos establecimientos relacionados con el mundo del bricolaje. Los ciudadanos, observaban el surgimiento de tiendas de ferretería, carpintería o droguerías.

Debido a este fenómeno, los proveedores aparecieron para cubrir las necesidades de mercado existentes. De esta forma, la oferta de herramientas y materiales también se extendió considerablemente.

El bricolaje en la actualidad

Es importante remarcar que el bricolaje es un hobby con el que se pretende ahorrar costes, por lo que a partir de 2008, con la gran crisis económica que asoló al mundo, especialmente a países como España, se convirtió en un fenómeno.

A día de hoy, muchas personas se han sumado al tren del bricolaje por motivos de distinta índole, bien sea para crear nuevos productos, arreglar aquellos estropeados o bien, ofrecer un aire modernos a otros antiguos. La facilidad con la que se encuentran distintos productos con los que realizar esta afición, ha ayudado a que la gente se motive a ello.

Internet y el boom del e-commerce, han permitido que las personas aficionadas al bricolaje puedan obtener las herramientas que necesiten sin moverse de casa. De este modo, las personas disponen de facilidades para poder adentrarse a este mundo.

Lo cierto es que el bricolaje se ha convertido en toda una tendencia. En nuestro país, se celebran distintas ferias para los amantes de este arte, donde pueden conocer las últimas innovaciones y tendencias de este hobby. Asimismo, la plataforma de YouTube ha permitido que muchas personas compartan consejos e ideas para que las personas puedan recrearlas en sus casas.

Por todo ello, el bricolaje se postula como una actividad muy económica, entretenida y original, con la que poder aportar un toque especial y único a las estancias de nuestro hogar.